El manifiesto

EL MANIFIESTO

Somos conscientes que una de las enseñanzas más importantes de esta pandemia es que el impacto que tiene en las personas es distinto; está mostrando la desigualdad que existe en nuestra sociedad. También nos está enseñando lo conectados e interdependientes que somos todos los ciudadanos del mundo, de los países, de una sociedad y una economía.

También sabemos que un evento disruptivo nos enfrenta con un par de posibilidades de reacción. La primera es congelarnos, dejar que el miedo y la incertidumbre guíe nuestras acciones, la segunda es aceptar el cambio, voltear a vernos y crear colectivamente las condiciones, proyectos y acciones que nos ayuden a salir adelante como uno. Optamos por la segunda opción.

Escribimos este manifiesto como ciudadanos que amamos a Querétaro y que queremos en conjunto con el resto de nuestra comunidad dar un paso al terreno de las posibilidades para construir en conjunto el mejor futuro posible para nuestro estado ante esta situación. Sabemos que ese futuro vendrá de un esfuerzo colectivo y colaborativo, de tener una mirada incluyente, de crear redes de acción, pero sobre todo de acciones que tengan como componentes la compasión, la solidaridad y un profundo sentido de unidad.

UN COMPROMISO Y UN LLAMADO A LA ACCIÓN

Dar un paso al frente

Buscar crear mejores condiciones para nuestras vidas, implica que también nos comprometemos a la acción colaborativa y una serie de cambios. Lograr una transformación en estos momentos de crisis, requiere que nosotros mismos nos transformemos. Hacemos un llamado a al colectivo ciudadano, al ciudadano corporativo, a empresas de todos los tamaños, a las cámaras, a las fundaciones, a los jóvenes, niños, familias adultos y adultos mayores para unirnos en los siguientes compromisos >>

Mirar el bienestar del otro como el propio

Nos cuesta trabajo ver el nivel de interconexión que tenemos las personas que conformamos una sociedad. Durante la historia de la humanidad este mensaje nos ha llegado de diferentes maneras. Los pueblos ancestrales, las culturas milenarias y las religiones nos han dicho una y otra vez que al final, el bien del otro es mi bien. En estos momentos de crisis de salud, la persona que está en la calle saliendo por necesidad a buscar alimento, puede ser quien esté propagando el virus que podría infectar a uno de nuestros seres queridos. Seamos conscientes de que todo lo que existe está conectado, que la economía y la sociedad está generada por redes invisibles de millones de personas, seamos conscientes que al final, todo es uno.

Anteponer el bien común al deseo personal

En el fundamento de la colaboración está el soltar la agenda y el interés personal y abrir espacio para que aparezca una solución más integral y colectiva. Para lograr atravesar por esta situación y poder reconstruir la economía y algunos de los sistemas sociales que queden golpeados, necesitamos dejar que las soluciones vengan de visiones diversas y que incluyan las necesidades de diferentes sectores de la sociedad.

Creer en el potencial que tienen nuestras acciones individuales

Hemos ido perdiendo la capacidad de reconocer que la suma de las acciones individuales pueden crear cambios y transformaciones. Ante muchas situaciones nos sentimos solos, incapaces de poder tomar el rumbo de nuestra realidad. Pero en el colectivo, en poner nuestra atención y nuestra intención en el mismo objetivo radica nuestro poder para crear cambio y nuevas realidades. Creamos en lo que podemos hacer en conjunto, no estamos solos, estamos juntos, somos muchos, somos uno.

Dejamos atrás la falsa idea de que necesitamos un líder heroico que pueda solucionar los problemas más apremiantes que nos han traído esta situación. Veamos en cada uno de nosotros, en cada persona, en cada miembro de una familia, negocio u organización, a un líder que puede dar un paso al frente para inspirar y generar una posibilidad de cambio a través de sus acciones y comportamientos. A través de la microsolidaridad.

No hay un mejor momento para actuar que éste. Es el único que tenemos y es nuestra responsabilidad hacernos cargo salir adelante de esta situación y de crear las condiciones para regresar. Es sólo a través del trabajo colectivo y del reconocimiento de nuestra interdependencia con nuestra comunidad y todos los habitantes de Querétaro, que podemos armonizar nuestra sociedad y dejar las bases y condiciones para crear el futuro que imaginamos.

QUERÉTARO ES UNO.

Somos un colectivo ciudadano de unidad y acción.

DONAR HOY